Antonio Gala

En este apartado te iremos desgranando la obra completa de Antonio Gala, uno de los pocos autores en lengua española que domina con igual maestría todos los géneros literarios.

El pedestal de las estatuas

Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos

536 páginas

Precio: 22 €

ISBN: 978-84-08-07145-7

Tapa dura con sobrecubierta 15 x 23 cm

Publicación: Marzo 2007

El pedestal de las estatuas

El descubrimiento de unos cuadernos desconocidos de Antonio Pérez, el secretario de Felipe II, permite desvelar la Historia oculta de aquellos años en España. El propio secretario reconoce, en sus últimos días, que continúa con vida gracias al arcón donde guarda copia de documentos, legajos, cartas y toda clase de pruebas que implican en asesinatos y siniestras estrategias a la monarquía, a la Iglesia y a casi toda la nobleza, desde los Reyes Católicos hasta Carlos V y su enigmático heredero. Es la confesión total de Antonio Pérez, el más temido verdugo del poder, que terminó siendo víctima de sí mismo.

Antonio Gala nos muestra en esta Historia novelesca, descarnada y apasionante, la otra cara de los poderosos de una Corte con resabios medievales implicados en sucias tramas casi inimaginables.

El manuscrito carmesí

ISBN: 978-84-08-06270-7

Publicación: Noviembre 2005

El manuscrito carmesí

En los papeles carmesíes que empleó la Cancillería de la Alhambra, Boabdil —el último sultán— da testimonio de su vida a la vez que la goza o la sufre. La luminosidad de sus recuerdos infantiles se oscurecerá pronto, al desplomársele sobre los hombros la responsabilidad de un reino desahuciado. Su formación de príncipe refinado y culto no le servirá para las tareas de gobierno; su actitud lírica la aniquilará fatídicamente una épica llamada a la derrota.
El dueño de la herida

ISBN: 978-84-08-04744-5

Tapa dura 15 x 23 cm

Publicación: Marzo 2003

El dueño de la herida

¿Quién es el dueño de una carta: el remitente, o el destinatario? Quizá el correo, en su trayecto al menos. ¿Quién es el dueño de la herida: el que la causa, o el que la padece? ¿No son caras los dos de una misma moneda? O quizá el dueño es el sentimiento que les clava su dardo. Quien ama, quien es amado y el amor: ese arquero que los llaga a ambos, ese puente levadizo en que se encuentran y se desencuentran... El dueño de la herida es el verdugo y es la víctima; es el idólatra y es su ídolo; pero, sobre todo, aquello que los vincula o los enfrenta, sea cual sea su nombre. Porque hay amores que no saben el suyo verdadero.
Antonio Gala
Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores
Editorial Planeta